Conoce mi historia


“Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”

1º  Corintios 12:27

Juan Alvarez

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Alegre, sencillo y responsable.

¿Cual es tu comida preferida?

Tortilla de patatas de mi Madre, Josefa Fuentes.

¿Algo que no te guste nada?

La soberbia y la altanería.

¿Tienes alguna manía?

En muchas ocasiones cuando cierro mi coche no estoy seguro de haberlo hecho y le pregunto a mi mujer si lo hice o no pero tengo que comprobarlo. Si no lo hago me quedo pensando en ello. Soy muy despistado.

¿Alguna anécdota tuya?

De pequeño en el cortijo donde trabajaba mi padre, me puse delante de un becerro bravo, con un saco de plástico de abono como capote. Tenía 7-8 años.

¿Cúal es tu historia?

De niño tenía muchos miedos, al fuego, a la lluvia por las inundaciones, a la guerra mundial (misiles nucleares), fin del mundo, etc….Veía mucha television y esto me marcó.Viviendo en el campo cuando llovía me ponía muy nervioso porque pensaba que habría una inundación. Tras el Mundial de España(1982) ,con 9 años,  España  quedo eliminada y yo creía que ya no volvería a ver jugar un mundial y mucho menos ganarlo, ya que por aquella época estaba en todo su apogeo, la Guerra Fría entre EEUU y la URSS (antigua Rusia).
Aunque ya asistía a la Iglesia de Utrera con mi madre y hermana fue con 11 años cuando fui a un campamento de niños en Manantiales de Vida. Fui con mi primo Jose Mari y Jose Antonio y allí  conocí y acepté a Cristo como mi Señor y Salvador, y Él me quito todos los miedos que tenía, me dio seguridad.
Unos años más tarde, con 14 años me bauticé y ya desde entonces gracias a Dios sigo asistiendo a la Iglesia ya sea con altibajos, mejores momentos (el tiempo del Grupo de Jóvenes fue muy especial), y peores como el Servicio Militar, en Madrid, en el que en un accidente de coche un compañero falleció.
Conocí a Cristo en Manantiales de Vida y allí también conocí el otro gran regalo de Dios, a mi esposa Desirée.

24740149_10213920353140591_338426484_o
18818341_10212308358361729_178652855_o

Josefa Castro

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Confiable, servicial y buena amiga.

¿Tienes alguna manía?

La verdad es que no me reconozco ninguna…solo se que charlo mucho.

¿Alguna anécdota tuya?

Nos visitaba un tío de mi madre y nos quería mucho a mi y a mis demás hermanos. La cosa es que a mi me puso el nombre de La Reina de las flores a pesar de que yo no era de los hermanos mayores.

¿Cúal es tu historia?

Una amiga y ahora hermana en la fé me invitó a una boda. Ese día para mi supuso un cambio en el rumbo de mi vida. Por fin ví la verdad que había buscado durante tantos años. Fue impactante el reconocer y saber que tenemos un Dios vivo.

Después empecé poco a poco a asistir a los encuentros de mujeres y así la palabra de Dios fue entrando en mi corazón. Al tiempo Chari Fuentes empezó a darme un discipulado y me ayudó mucho a comprender lo que ponía en la biblia. Para mi fue una alegría el ver como podía entender mas lo que leía.

Doy gracias a Dios por todo lo que ha venido a mi vida que ha sido para mi aprendizaje y edificación.

Rubén Amián

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Creativo, paciente y algo perfeccionista.

¿Cual es tu comida preferida?

Cualquier cosa que no sea pescado.

¿Tienes alguna manía?

No me gusta que nadie vea algo que estoy haciendo hasta que esté terminado.

¿Alguna anécdota tuya?

Un verano de vacaciones, cuando tenía 10 años, nos fuimos a un apartamento en Málaga. Resulta que el edificio tenía una entrada con muchas columnas y un día se me ocurrió bajar rápidamente los dos pisos, esconderme detrás de una y asustar a mis padres cuando salieran del ascensor. Cuando las puertas se abrieron grité “¡Buuu!” con todas mis fuerzas, pero para mi vergüenza no eran mis padres, sino una pareja de ancianos alemanes que casi se caen al suelo del susto.

¿Cúal es tu historia?

Yo nací en el seno de una familia cristiana, por lo que desde pequeñito sabía quién era Dios y conocía muchas de las historias de la Biblia, pero no había experimentado realmente lo que es una relación personal con Jesús. Cuando tenía 8 años, en un campamento de niños ,en el que mis padres eran los directores, un monitor dio su testimonio y planteó una situación que a mí me hizo reflexionar: “Dios está preparando un tren para ir al cielo, aunque todavía no se ha puesto en marcha y cada persona tiene un asiento con su nombre reservado para él. Pero un día el tren comenzará a andar, y solo aquellas personas que hayan comprado el billete podrán montarse, y aquellos que no lo compraron se quedarán en la estación”. En ese momento me entró mucha angustia porque yo no estaba seguro de si tenía comprado el billete o no, y la idea de quedarme fuera de ese tren me asustó muchísimo. Llorando fui a mi madre y con ella hice la oración para aceptar a Dios en mi corazón, reconocer que soy pecador y entender que sólo a través de la sangre de Cristo soy salvo. Desde ese día Dios ha estado conmigo y tengo la absoluta certeza de que el día que el tren se ponga en marcha estaré sentado dentro con el billete en la mano y la mayor de las sonrisas.

 

14536836_10209977972863548_1332117746_o
14339246_10209814849905576_875948622_o

Conchi Avilés

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Confiable, servicial y buena amiga.

¿Algo que no te guste nada?

Que traten de engañarme y la traición.

¿Tienes alguna manía?

Muchas pero una en concreto es quitar las migas de pan cuando estoy comiendo.

¿Alguna anécdota tuya?

Tengo muchas .Una de pequeña fue un día que me pelee con mi mejor amiga y cuando llegue a casa enfadada mi madre en vez de darme la razón me hizo ir ha hacer las pases con ella pero nos encontramos en el camino porque su madre también la traia a ella para lo mismo.

¿Cúal es tu historia?

Crecí en colegios de monjas desde los dos años, algo que fue bueno pues sabía que cristo había muerto por mi, pero malo porque crecí con un miedo atroz a morir en pecado e ir al infierno. Eso me hizo insegura y miedosa por todo, aún incluso de mayor. Asistí a misa todas las semanas, los domingos y un día más en el colegio, a novenas, etc.

Dios puso en mi vida a dos personas, Chari y Pepe, que con paciencia de años de oración y testimonio personal me enseñaron que mi salvación era más fácil y podía ser inmediata, si pedía perdón al señor por todos mis pecados y lo aceptaba como el señor de mi vida, pues ya sabía que era mi salvador. Esto ocurrió hace 26 años y ahora mi miedo solo es pensar que sería de mi si yo un día no tuviera a Dios como mi señor. Pues el me cuida, me protege y llena mi vida.

Juan García

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Soy muy apasionado, me gusta la tranquilidad y soy muy melancólico.

¿Algo que no te guste nada?

La impuntualidad.

¿Tienes alguna manía?

Dormir con calcetines.

¿Alguna anécdota tuya?

Cuando era chico me atropelló una moto y me puso lleno de fango. Cuando me pude levantar lo que hice fue preguntar por los caramelos que llevaba en la mano para mi madre.

¿Cúal es tu historia?

Mi historia se remonta hace unos años atrás. Antes de aceptar a Dios en mi vida padecía una enfermedad crónica grave y me tenían ingresado en el hospital. Los médicos me tenían que hacer unas pruebas para descartar si tenia cáncer. Los resultados de las pruebas tardaron una semana y en mi angustia y mi ansiedad busque al Señor. Durante esta larga semana, quizás la mas larga de mi vida, baje día a día a la capilla del hospital y oraba a Dios. Me dieron los resultados y gracias a Dios fueron negativos. El me había dado otra oportunidad pero con el tiempo olvidé a quien le debía todo y le di la espalda yendo por mi camino.

Nuevamente me encontré en una situación desesperada donde mis problemas y mis adicciones me tenían hundido y en el caos. Pero Dios me dio otra oportunidad y uso a mi hermano Domingo que me invitaba a ir a la iglesia a pesar de que yo le decía que no tenia tiempo para ir.

Me rompí un brazo y ya Dios dispuso que yo si tuviera tiempo por lo que acompañe a mi hermano a la iglesia de Utrera en Mayo del 2014. Empecé a escuchar las canciones y luego la predicación y me quede maravillado. Nunca había sentido el gozo y la alegría que me transmitían las personas que allí se encontraban alabando a Dios.

Dios tocó mi corazón y cuando Pedro Adorna, pastor de la iglesia, dijo que si alguien quería aceptar a Dios yo levanté mi mano. Con lagrimas en los ojos y abrazando a Pedro recibí a Dios en mi corazón. Desde ese día mi ida cambio y encontré el sentido. El cambió mi angustia, mis temores, mi pena y mi ansiedad en confianza, seguridad, gozo y alegría.

Ahora me esfuerzo en alabarlo y adorarlo cada día sin dejar de darle gracias por su misericordia y amor inmerecido.

juan garcia
13819739_10209323103212216_959964649_n

Lourdes Marín

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Observadora, sensible y cariñosa.

¿Tienes alguna manía?

Comerme las uñas.

¿Alguna anécdota tuya?

Mi primer examen práctico del carnet de conducir, no duró ni veinte segundos, nada más arrancar la marcha me llevé por delante el espejo retrovisor del coche de la autoescuela.

¿Cúal es tu historia?

Desde pequeña, sentí la necesidad de buscar a Dios. Siempre supe que existía, no me planteé el hecho de que no fuera real. Como estaba en un colegio de monjas, iba regularmente a misa e incluso recuerdo escaparme sola en el recreo para ir a rezar a la capilla que allí tenían. Y aunque no tenía conocimiento bíblico, pues todo lo que aprendíamos eran tradiciones, tenemos un Dios bueno que va al encuentro de los que le buscan y yo lo buscaba de corazón. De este modo, Dios estaba manejando los hilos y preparando un escenario, para mi encuentro con Él. En este tiempo, unos amigos de mi padre le hablaron del mensaje de salvación y a partir de ahí comenzamos a asistir a la iglesia.Yo contaba con 10 años de edad y recuerdo perfectamente que me chocó oír que no hubiera nada que pudiéramos hacer para ser salvos, que tan solamente era por la gracia de Dios y la obra de su Hijo Jesucristo en la cruz. Lo primero que pensé es que alguien me había mentido, pero quería aferrarme hasta a lo que ahora había sido mi mundo, así que ni corta ni perezosa le pregunté a las monjas acerca de si María fue pecadora, si por lo tanto no podía interceder, si toda la Biblia era verdad por qué se contradecía con lo que yo había aprendido, etc… por supuesto, se pusieron las manos en la cabeza y me dijeron “¡anda niña vete ya!”, con lo que supe al instante quién me había mentido y decidí dejar ese colegio y así se lo comuniqué a mis padres, que por supuesto, me cambiaron.

Fue entonces cuando entregué mi corazón a Dios y supe que no me dejaría sola. Desde entonces el Señor no ha dejado de sorprenderme, cada vez que me he sentido perdida, El siempre sale a mi encuentro.

Javier Rodriguez

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Soy tranquilo, soñador y me gusta la puntualidad.

¿Cual es tu comida preferida?

La comida italiana.

¿Algo que no te guste nada?

No me gusta nada la mentira.

¿Tienes alguna manía?

Creo que no tengo ninguna manía.

¿Alguna anécdota tuya?

De pequeño vivía en el campo y una vez traté de hacer volar un polluelo con tan mala pata que chocó contra un avispero que estaba en el techo del gallinero y todas la avispas me atacaron a mi y el pollito quedó a salvo.

¿Cúal es tu historia?

Estaba trabajando de noche, cuando un día, recibí una llamada del Dr Montero en el hospital de Córdoba. Al parecer detectó algo sospechoso en mis análisis y me citó en persona para hablar conmigo. En la cita médica el Dr me anunció que tenía un tumor en el hígado y había que tratarme de inmediato y pasar a ser hospitalizado urgentemente. Ese día mi vida se derrumbó. Pensé que perdería mi vida, mi trabajo, mi hijo, mi casa, lo perdería todo. “Mi futuro olía a muerte”. El día de la operación me tenían que poner quimioterapia en el núcleo del tumor de mi hígado a través de las venas y las arterias con un catéter muy fino que pasaría a través de ellas. En la sala de operaciones mi cuerpo estaba anestesiado entero menos mi cabeza y mi brazo izquierdo.
Miraba hacia el techo y lo único que podía hacer es hablar con el Dios universal a cuál yo creía. Le pedía una segunda oportunidad en mi vida. Era joven aún para morir o por lo menos para que toda mi vida se parara así tan de repente. Tenía aún muchas cosas en mente por hacer…
Después de alrededor de 2 horas de intervención médica, los doctores me dijeron que mis arterias se habían contraído sin dejar que el catéter pudiera pasar justo cuando quedaban pocos centímetros para llegar al núcleo de mi tumor. Con lo cual la prueba fué fallida.
Yo comprendí que esa era la respuesta de mi Dios y que la intervención médica no era el camino. Desde entonces fue cuando tomé conciencia de aceptar a Jesucristo como mi señor y salvador. Él es el único que dirige nuestras vidas, sólo si sabemos reconocerlo a él solamente. Sólo él tiene la última palabra. A día de hoy mi tumor no sólo se ha estabilizado sino que ha reducido de tamaño.

DSC_0268
DSC_0008

Angeles Pabón

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Se escuchar y  me gusta animar.

¿Cual es tu comida preferida?

Tortilla con esparragos.

¿Algo que no te guste nada?

El sufrimiento de inocentes sobre todo cuando se puede evitar.

¿Tienes alguna manía?

Tengo mi sitio para sentarme en mi casa.

¿Alguna anécdota tuya?

Decía muchas mentiras de pequeña. Con 5 años mas o menos le robaron a mi hermana la bici. Fui corriendo a decírselo y hasta que no fue a comprobarlo no se lo creyó.

¿Cúal es tu historia?

Me eduqué en un colegio de monjas. Siempre creí en Dios pero no en las imágenes. No necesito hablar con una foto si tu estas a mi lado ni rezar a la virgen si Dios es omnipotente y omnipresente. Tuve una adolescencia difícil y pronto estaba buscando trabajo. Ya con 22 años estaba en Marbella buscando trabajo y me hablaron de un trabajo de cocinera en una casa grande. Yo no quería pero me dieron el teléfono por tres vías diferentes.Una mañana me llamó por teléfono una chica que yo conocía y que trabajaba allí y me explicó que otra compañera se había dado de baja y que estaban buscando a alguien para una semana. Tanto ella como la jefa me pidieron que aceptara y lo hice. Esta conocida mía era creyente y al terminar la semana de trabajo fui con ella al culto y acepté a Dios en mi vida.

Desde entonces he tenido altos y bajos pero me gustaría decirte que todo ha sido maravilloso. Me he dado cuenta que Dios utiliza todo para ayudarme a crecer a conocerle mejor y aunque haya pasado momentos difíciles no he estado sola porque tengo un Dios grande y bueno. Isaías 43:2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá.

Francisco Wic

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Constante, servicial y honesto.

¿Cual es tu comida preferida?

Cuchareo, patatas fritas y pimiento.

¿Tienes alguna manía?

Limpiar el sitio donde como.

¿Alguna anécdota tuya?

Estaba en el convite de una comunión y me fui al coche un rato.Pasaron varias horas y todo el mundo estaba preocupado por mí. Me había quedado dormido en el coche.

¿Cúal es tu historia?

Cuando mi mujer acepto a Dios yo empecé a ir a la iglesia y a través del tiempo el Señor toco mi corazón y hasta el día de hoy le pido que no me abandone nunca.

DSC_0013
DSC_0433

Cristina Infante

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Alegre, sencilla y amistosa.

¿Cual es tu comida preferida?

Verduras rellenas de carne picada.

¿Tienes alguna manía?

Tender la ropa muy estirada.

¿Alguna anécdota tuya?

Un día guardé en el frigorífico la pasta de dientes. jejeje.

¿Cúal es tu historia?

Yo acepté a Cristo en mi corazón a la edad de los 8 ó 9 años. Fue un día que fui a la escuela dominical y me dijeron que tenía que aceptar a Cristo en mi corazón, arrepentirme de mi pecado y creer en Jesús como mi único y suficiente Salvador. Cuando llegué a mi casa por la noche antes de acostarme noté que Dios había tocado mi corazón y sentí la necesidad de ir al Señor, arrepentirme y creer en Él. Lloré mucho y tuve temor y cuando di el paso de fé y se lo dije a Dios, todas mis dudas y temores se fueron y sentí paz en mi interior. Y desde ese día no cambio al Señor por nada, ni nadie, me siento muy dichosa, feliz y bendecida por seguir en los caminos del Señor y trabajando para Él entre los niños para su gloria.

Fernando Martín

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Prudente,respetuoso hacia los demás y sensible.

¿Cual es tu comida preferida?

Solomillo al whisky con patatas fritas y arroz con leche.

¿Algo que no te guste nada?

Las injusticias y la mentira.

¿Tienes alguna manía?

La forma de hacer la cama pará dormir.

¿Alguna anécdota tuya?

Con unos 6 años me mude con mi familia  a un pueblecito francés. Los niños  se metían conmigo por ser extranjero. Hasta que un día me harté y cogí  un látigo que me fabricó mi padre y los puse a todos firmes.Desde ese día fuimos todos amigos.

¿Cúal es tu historia?

Conocí a Dios gracias a unos vecinos nuevos que eran cristianos evangélicos. Empezaron a hablarnos de Dios y a hacer reuniones en mi casa para estudiar la palabra y nos entregamos al Señor. Más tarde nos congregamos en una iglesia donde estuvimos unos 3 años pero dejamos de asistir por algunas razones. Por eso nos alejamos de Dios y no teníamos ningunas ganas de volver a ninguna  iglesia.Una día después de 20 años sin asistir  mi esposa Gloria entro en la iglesia  evangélica  de Utrera y empezó a asistir.Tres años  más tarde viendo el cambio que había en ella y el buen  testimonio que me daba decidí ir a la iglesia y tomármelo en serio.  Nos bautizamos en octubre del 2015 y aquí seguimos  para la gloria de Dios.

DSC_0433 2
DSC_0440

Aurori Gonzalez

¿Qué tres cualidades destacas de tí?

Luchadora, alegre y sincera.

¿Cual es tu comida preferida?

Patatas fritas con huevo.

¿Algo que no te guste nada?

Las injusticias.

¿Tienes alguna manía?

Lavarme mucho las manos.

¿Alguna anécdota tuya?

Cuando era adolescente visité la iglesia por curiosidad.Era la llamada Iglesia de las Catacumbas. Después de la primera vez yo tenía intención de volver de nuevo pero una amiga mía que me había acompañado me dijo que allí bautizaban a la gente desnudos y salí pitando. Evidentemente no era verdad jeje.

¿Cúal es tu historia?

Cuando tenía unos 26 años estaba cansada un poco de todo.Veía muchas injusticias que yo no entendía y mucha maldad en la gente de mi alrededor que yo no aceptaba.Entonces empecé a leer una Biblia que había en mi casa ,y era de mi hermana, pero la leía buscando sin saber el que ya que que no entendía mucho de sus versículos. Un día leyendo Apocalipsis donde habla de la segunda venida de Cristo yo le pedí a Dios que viniera pronto y destruyera toda la maldad de este mundo. Aunque en aquel momento no entendía lo que hacia el Señor puso a personas y circunstancias para que yo fuera a la iglesia y a pudiera aprender que todavía no era el momento para que el Señor viniera. Empece entonces a conocer a Dios a través de la Biblia  y mi vida cambió. Las pruebas vinieron pronto y solo las pude pasar con la ayuda de Dios que me guiaba y cuidaba.Mucho tiempo estuve sin saber que es lo que Dios quería para mi vida pero si sabia que debía de esperar.Durante este tiempo aprendí a depender solo de EL ,a confiar y a hacer su voluntad y no la mía.

Ahora gracias a Dios estamos mi marido y mis dos hijos juntos y espero que algún día mi hijo mayor lo siga y en eso confío.