El burrito de Belén


Hola y feliz navidad.

Mucho se habla de mi en estas fiestas, si ese día tan especial para la humanidad yo, el burrito, estaba en el pesebre, ¡pues claro que estuve allí!, ¿o no? puede que ese día estuviera fuera. Bueno no me acuerdo, hace ya mucho tiempo pero, ¿qué importa si estuve allí o no? lo importante es, ¿estuviste tu ese día, o sigues perdido?

Que fácil es para mi ,el burrito, preguntar si estaba o no ,pero el importante no era yo, sino el niño que había nacido. El sí que estaba allí, y lo curioso es que después de tantos años sigue allí esperando tu regalo, y yo seré un burrito, pero tú a veces eres un poquito burro, ¡uy perdón!, es que me he acordado de mi padre. Es posible que en estas fechas tan familiares y hermosas tu estés todavía buscando el pesebre, pues aunque yo solo soy un burrito, déjame que te guie.

Primero no confundas los caminos. Hay caminos muy peligrosos y hay salteadores que querrán quitarte tu dinero. Se prudente y precavido. Estoy muy muy seguro que el pesebre no está en un centro comercial, y aunque pongan allí los Belenes ese no es de verdad donde nació el niño, ni tenía luces, ni era bonito, hacia mucho frio y olía a burrito,   ¿o era a vaquita?.

¡Las personas del mesón fueron muy amables con esa pareja de jóvenes!, No había ni una sola habitación libre esa noche y lo único que tenían era un pesebre mal oliente, pero dieron lo que tenían, y eso es muy generoso, dar lo que tienes, no lo que te sobra. No sé que sería lo que iba a ocurrir ese día, pero fuera lo que fuera, lo que ocurrió en el pesebre era mucho más importante. Yo creo que los hombres tenéis que ser familia mía porque ese día yo esperaba que el pesebre estuviera lleno de personas felices y llenas de esperanza. Ese día fue la primera navidad, y no fue mucha gente, pero bueno, yo se que los hombres no sois muy listos.

No quiero olvidar por que estas aquí. El camino para ir al pesebre no es una administración de lotería, no no no, ese tampoco es el camino. Puedes ganar mucho mucho dinero pero el dinero no abre las puertas del cielo y yo se que en el cielo ese día hubo una gran fiesta, porque un ángel lo anuncio.

Creo que otro camino equivocado que cogéis en esas fechas es el de juntaros en familia. Eso está muy bien, pero ¿de que vale juntaros un día al año si el resto del tiempo no lo pasáis juntos? Nunca comprenderé a los humanos. Yo seré un simple burrito pero me encanta estar con mi familia todo el tiempo. A veces pienso que Dios se confundió al crearos y al poneros por encima de todos los animales, porque hacéis cosas muy raras, pero después pienso que Dios no se puede equivocar. Sois vosotros que teniendo oídos, no escucháis lo que él dice.

El camino que llevaba a Belén y al portal era un camino muy peligroso. Tiene muchas piedras, no hay luz, y hacia un frío que hasta mis orejitas me temblaban. Es un camino que no es nada fácil de seguir, pero aquellos que comenzaron a caminar hasta Belén y fueron valientes, encontraron lo que estaban buscando: un niño envuelto en pañales, y con él, el verdadero significado de la navidad. Por cierto, yo voy hacia el portal, ¿quieres venir conmigo? yo llevo un regalo para el niño ¿quieres traer el tuyo? no te preocupes no tienes que comprar nada. El niño solo quiere tu corazón y un alma arrepentida y sé que tú tienes las dos cosas. Bueno vamos allá que el camino nos espera y Feliz Navidad.

Se despide: El burrito de Belén

Escrito por Pedro Cano.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *